Medidas para combatir las extorsiónes

Ante el asedio de las autoridades y la gran competencia existente en el bajo mundo del crimen, la delincuencia organizada ha diversificado sus actividades

más allá del narcotráfico y el contrabando, llegando a amenazar y secuestrar ciudadanos con el fin de obtener a cambio el pago de “piso” o “rescate” para financiar el resto de sus actividades delictivas.

Por ello es importante conocer algunas medidas que nos ayuden a evitar y manejar intentos de extorsión que podamos sufrir en nuestra persona o en nuestros negocios.

Una extorsión es una amenaza de difamación pública o daño que se hace contra una persona o una empresa, con la finalidad de obtener dinero u algún otro provecho; esta presión se realiza comúnmente mediante amenazas para obligarle a realizar algo que no haría de forma natural.

Existen diferentes tipos de extorsión, desde la ya muy conocida extorsión telefónica, hasta las visitas a los negocios por parte de comandos armados para cobrar el famoso “derecho de piso” a los negocios, algo así como el pago de un tributo a cambio de “protección” que garantiza a los empresarios no ser atacados por aquellos grupos delictivos a los que paga su cuota.

Las consecuencias de las extorsiones tienen un gran impacto en el crecimiento económico y social del país ya que limitan el desarrollo de la pequeña y mediana empresa, por lo cual un negocio debe estar bien asesorado para poder combatir de forma eficaz este tipo de actividades, de tal modo que no se ponga en peligro la vida de quienes trabajan honestamente, así como el patrimonio de la empresa misma.

Para evitar ser molestado con este tipo de actividades delictivas Rodolfo Osuna recomienda a los empresarios mantener una estrecha comunicación tanto con sus

colaboradores de confianza como con sus familiares, evitar compartir datos o información clave sobre su familia y/o negocios a terceras personas.

Así mismo es recomendable contar con tecnología para la disuasión como circuitos cerrados de televisión, elementos de protección, controles de acceso, sistemas de rastreo GPS etc. etc. tanto en su negocio como en su hogar y vehículos.

En caso de sufrir una extorsión usted deberá mantener la calma, no revelar cantidad, pero tampoco negarse a una posible negociación. Anotar el día y hora de la llamada, así como el nombre que le haya mencionado la persona que le llama. De ser posible grabe también la llamada y apunte las exigencias de la persona, tales como montos exigidos, sucursales y cuentas bancarias donde deberá realizar el depósito, etc.

Si le han mencionado que tienen secuestrado a alguno de sus familiares y colaboradores trate de ponerse en contacto con ellos, para verificar si le están diciendo o no la verdad, ya que en la mayoría de los casos las llamadas de extorsión las realizan al azar.

Una vez que verifique que su familiar se encuentra sano y

salvo corte de inmediato la llamada.

Desde luego deberá evitar a toda costa proporcionar información personal vía telefónica. Sin embargo, en caso que la extorsión sea real, o que se estén presentando extorsio

nadores de forma física en su negocio para exigir el pago de piso a cambio de protección, le recomendamos contactarnos para poder establecer juntos una estrategia que le ayude a erradicar a los extorsionadores afectando lo menos posible la economía de su negocio.

Así mismo Rodolfo Osuna puede ayudarle a establecer protocolos de seguridad que le ayuden a prevenir que este tipo de situaciones ocurran tanto en sus empresas como en su entorno familiar.