¿Cómo detectar y evitar fraudes en tu negocio?

Uno de los motivos principales de pérdidas en los negocios está relacionado con prácticas de corrupción por parte del personal de la misma organización.

Estas conductas faltas de ética cuestan cientos de millones de pesos al año a las empresas mexicanas, de acuerdo a estudios realizados por agencias acreditadas en el tema.

La corrupción y prácticas fraudulentas dentro de las organizaciones se dan cuando ocurre un conflicto de interés entre clientes, proveedores, colaboradores y/o socios de

la compañía; y para evitar esto es necesario contar con la asesoría de compañías especializadas en la prevención, detección y corrección de este tipo de conductas.

Y aunque no es posible vigilar el 100% de las actividades de sus colaboradores durante las 24 horas del día, cuando cuentas con asesoría especializada y mediante la tecnología correcta si es posible detectar cuando un fraude está ocurriendo, o mejor aún, cuando está por ocurrir.

Para esto te recomendamos poner en práctica las siguientes acciones:

  1. Monitorea los gastos de tu personal: Cuando tu equipo de trabajo comienza a darse demasiados lujos que no van acorde con su ingreso familiar, puedes comenzar a sospechar que ocurre algo extraño.

Dice el dicho que “El dinero y el amor no pueden esconderse”; así que muy pronto te darás cuenta cuando uno de tus colaboradores llega con un auto fuera de su presupuesto, o se compra una casa nueva en un residencial exclusivo. Ese es el momento de comenzar a investigar.

  1. Revisa las cuentas por pagar y cobrar. Si los pagos se están desbalanceando y se están cargan siempre hacia los mismos proveedores deberás preocuparte.

Pregunta a tus colaboradores las razones por las que sacó a los demás proveedores de la jugada. También es recomendable realizar visitas sorpresa a los proveedores para detectar posibles proveedores fantasma.

  1. Conoce a tus proveedores. No está de más pedir referencias, buscarlos internet, o preguntar a amigos que tienen otras compañías si los tienen entre sus proveedores.

Si la empresa nació a la par que tu comenzaste a requerir un servicio específico que ella ofrece y además no tiene otros clientes más que tú, puedes estar frente a un caso sospechoso.

  1. Selecciona tus contrataciones. Debes ser muy exigente a la hora de contratar a tu personal, no solo por sus competencias profesionales, sino también en cuanto a su perfil psicológico y su nivel de honestidad.

En la actualidad existen baterías de exámenes psicométricos que te ayudarán a identificar las tendencias que los candidatos tienen hacia los fraudes y la corrupción. Desde luego siempre es interesante pedir referencias y revisar sus antecedentes penales; pero siendo sinceros, hoy en día esto no es suficiente.

  1. Pon las cartas sobre la mesa: Una persona corrupta siempre se hará tres preguntas: ¿Si soy poco ético hay riesgo de que me descubran? ¿Si me descubren habrá una sanción? ¿Y si me sancionan, qué tan grave puede ser el castigo?, De ahí la importancia de castigar cada acto falto de ética por mínimo que sea para sentar un precedente que sirva para que los demás experimenten en cabeza ajena.
  1. Remunera de forma adecuada. Cuando a una persona se le paga lo justo, estará contenta con su trabajo y lejos de tentaciones. En este apartado debemos apuntar que el dinero no lo es todo, también es prudente reconocer el trabajo de forma verbal y pública.
  1. Haz caso a las denuncias. La manera más común para encontrar descubrir fraudes en las compañías es a través de la denuncia de un compañero, colega o proveedor. Cuando esta situación se presente, no la ignores, investiga.
  1. Predica con el ejemplo. Nada en esta vida es más importante que dar un buen ejemplo; evita prácticas de corrupción con el gobierno para acelerar trámites; no solapes tampoco actos de corrupción de cualquier otra índole. De este modo darás el mensaje de lo importante que es para ti y tu negocio la integridad y la honestidad.